Chazuta y las Cataratas de Tunun Tunumba

turismo en peru

Tarapoto nos ha capturado. Y ahora enrumbamos a uno de los sitios más chéveres de nuestra aventura, las cataratas de Tunun Tunumba, una caleta en el medio de la selva que nos ha dateado nuestra amigaTalía y que fue uno de los momentos cumbres de este trip, un lugar que sobrepasó nuestras expectativas porque….

San Roque de Cumbaza y la ACR Cordillera Escalera

turismo en peru, viajes

Un suculento guiso de gallina en hoja de bijao nos recibe en el Albergue Turístico La Pampa -a donde llegamos a eso de las 8 de la noche-, y luego de una breve charla amenizada por el uvachado que compramos saliendo de Huacamaillo, nos preparamos para dormir escuchando los chicharras que resuenan en todo el bosque y el sonido arrullador del río. Mañana caminaremos por la zona de amortiguamiento límite con la ACR Cordillera Escalera.

Embrujo de Huacamaillo

cascada de huacamaillo, oriente peruano, san antonio de cumbaza, tarapoto, viajes

Dejamos atrás el pueblo de Sauce y vamos de vuelta para Tarapoto a casa de William del Águila, quien además de habernos estado dateando todo lo necesario para nuestra excursión en su tierra, será nuestro guía a la Cascada de Huacamaillo y las siguientes aventuras de nuestro viaje.

Sauce y su Laguna Azul

laguna azul, oriente peruano, sauce, tarapoto, viajes

El segundo día nos levantamos un poco tarde, estragos de los tradicionales traguitos de raíces y cortezas –populares miskichado, chuchuhuasi y otros que por obvias razones no recordamos- que bebimos en el Stonewasi, como les contaba en el post anterior.  Y recién a eso de las 11 de la mañana llegamos a la zona conocida como Banda de Shilcayo –en mototaxi-, al paradero de los colectivos que llevan a Sauce (pasaje S/. 15), uno de los destinos turísticos más populares de Tarapoto.

Lamas: el espíritu de Tarapoto

lamas, oriente peruano, tarapoto, viajes

El invierno limeño se torna cada vez más gris y decidimos enrumbar hacia el verde Tarapoto en busca de un poco de calor y luz amazónica. Y desde que pisamos suelo selvático, además del bochorno, nos invade una relajada atmósfera, mientras nuestro mototaxi –y un centenar de otros más- zumban a nuestro alrededor.