Día 3: El camino a Silaca y a Chala por los repuestos… sin DNI

costa, turismo en peru

El rayo para la bici y la carpa están en camino y nuestro Año Nuevo en Puerto Inca está casi asegurado, así que aprovechamos para caminar este sendero que sale de Atiquipa hacia el balneario de Silaca por el lado derecho de la quebrada.

araña en el trail

Sigilosa vigilante de los caminos de las Lomas de Atiquipa.

Gracias a que todavía hay nubes bajas y bastante humedad entrando hacia las lomas -que dependen de esta neblina para florecer-, la mañana está bastante fresca y perfecta para caminar, así que antes de las 10 a.m. -previo desayuno en El Arrayán- estamos en marcha. El balneario de Silaca está un poco más al norte de la entrada a Atiquipa, (que está en el km 600 de la Panamericana Sur) y es conocido por ser una playa con unas pozas alucinantes para bañarse y relajar -algo así como las Pocitas en Máncora, pero con el agüita más fría- y sus casas son como chozas con muros de piedra y techo de paja, súper alucinante.

quebradita camino a silaca

Pequeña quebradita entre las Lomas. Se presume que en siglos pasados las precipitaciones en la zona eran más abundantes. Restos de andenes cercanos parecen confirmarlo.

El sendero está claramente marcado y va siguiendo el contorno de las lomas y es perfecto para pedalearse, así que mientras caminamos voy un poco quemando por tener inoperativa la bici, que podría montar con un rayo menos, pero no quiero arriesgarme a romper otro o descentrar el aro. Como sea, a pie o sobre ruedas, es alucinante simplemente estar en este lugar.

silaca trail

Abajito nuestro está la carretera. Al fondo, lo que parecen ser vestigios de un antiguo corral. Hay chullpas cerca. Se sorprenderán con la cantidad de vestigios prehispánicos en la zona.

Al salir del entorno de las lomas se abre el panorama y se tiene total visión de la costa: hacia el sur la bahía de Chala y hacia el norte Silaca, Tanaca y las demás playas cercanas.

silaca trail 2

Vista hacia el este. La ladera de una de las primeras lomas, las que dan cara directa al mar, salpicadas de peñascos.

silaca trail 3

Vista al norte. Aquí pueden ver claramente el trail y la Panamericana doblando al fondo.

Ya la mañana ha despejado y empezamos a dudar de si llegar hasta la playa, pues todavía hay un “drop” considerable hasta abajo y no queremos machetearnos. Si todo va bien, mañana estaremos pedaleando rumbo a Puerto Inca, como reconociendo la zona para el Año Nuevo. Con la promesa de volver, regresamos a Atiquipa para volar por nuestras cosas a Chala.

flor en el desierto

Así florece el desierto. Abajo, Silaca.

La vuelta a Chala merecería todo un capítulo aparte, pero lo haremos corto, para no arrochar a… bueno… finalmente, el rayo roto era de mi bici y la carpa la olvidé yo también. Jaa. Sin embargo, las cosas pasan por algo, dicen por ahí, así que bien aconsejados a tirar dedo, tuvimos la suerte de conocer a José, vecino de El Arrayán, buzo y motero para mayores señas, quien durante el camino a Chala nos fue señalando el singletrack que corría unos metros mas arriba de la carretera y nos apuntó el lugar exacto desde donde debíamos bajar hacia Puerto Inca, llegó como caído del cielo.

bahia de chala

Al fondo hacia el sur, la bahía de Chala.

Volviendo a las cosas, habían sido enviadas a Mariana por Carla, su hermana -¡¡muchas gracias!!-, pero increíblemente la receptora había olvidado su DNI en Atiquipa, distancia 20 km. Nada que un taxi ida y vuelta y 50 soles extras no pudieran resolver, ya que la negativa de la señorita a entregar una encomienda sin los documentos respectivos fue infranqueable. Luego del engorroso divertido trámite -con su momento tenso, Uds. comprenden-, aterrizamos en “Antojitos del Mar”, cebichería que nos habían recomendado -apunten porque estuvo excelente- y nos dimos una vuelta para comprar un pisco de la zona y todo lo necesario para recibir el Año Nuevo 2016. Finalmente, tenemos todo para empezar a pedalear.

Indispensable saber que:

El Arrayán es un hospedaje ubicado en la misma plaza principal de la Comunidad Campesina de Atiquipa. Por las mañanas se encargaban de pedirnos unos panes para el desayuno y guardarnos café y nos prestaban la refrigeradora para poner nuestro quesito, jamón, yogurt, etc. Las instalaciones cuentan con los servicios básicos, el baño es compartido. Es también bodega y tiene cosas como bizcochos, plátanos, galletas, etc. No esperen lujos de ningún tipo y lleven todo lo necesario para su aseo personal. El teléfono es el 054 785240.

Si estás en tu propio auto, no hay problema, pues hay acceso en auto a todos estos lugares. La entrada al balneario de Silaca está en el km 590 de la Panamericana Sur.

Supongo ya no es necesario decirlo, pero básico, bloqueador, sombrero, lentes de sol.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s