¿Qué hicimos dos días en Pozuzo?

oriente peruano, turismo en peru, viajes

Pozuzo, como sabrán, es único. Una colonia peruano-tirolesa, rodeada de montes, con aves exóticas y gente linda, enclavada en el medio de la selva alta del Perú. Y al canto de estos exóticos pollos voladores que están por todos lados, nos levantamos listos para lo que venga.

Amanece en Pozuzo

De cuando hace unos 12 años vine para hacer un cortometraje, recordaba haber hecho una caminata por la quebradita del Río Negro -se entra al lado de Doña Rosita-, que a Mariana le pareció bien. Pero recién andábamos cuando unos ganaderos nos advirtieron que estaban bajando toros para las festividades patrias y que tuviéramos cuidado. Anduvimos cagados de miedo con precaución hasta que tuvimos que escondernos porque bajaba el manchón y no pensábamos averiguar si eran bravitos o no.

Camino de la quebradita del Río Negro, llena de aves que nunca has visto y de… toros. Bastó caminar una hora para sorprendernos. Básico llevar largavistas y andar con sigilo, pues levantan vuelo apenas te sienten. Si quieres fotos, lleva un buen equipo fotográfico, necesitarás un zoom de por lo menos unos 300 mm… que no teníamos.

De aquella vez, ya lejana, no recordaba cuánto caminé pero sí que subí bastante. Esta vez andamos más o menos una hora, despacio, ahicito nomás, pero dio para ver y escuchar, unas aves totalmente desconocidas, nada complicado para unos nuevazos como nosotros. Una cotorrita negra, un ave rara y grande que se camufló por un árbol, una pareja blanquinegra de perfecto plumaje, como si vistieran frac, y así. Pero, para nosotros, la cereza en el pastel sería nuestra cita por la tarde, en la Estación Huampal -en el Parque Nacional Yanachaga Chemillén-, con el célebre gallito de las rocas.

Pocita en la Estación Huampal, ubicada en el sector norte del Parque Nacional Yanachaga Chemillén.

Recargados con tanta belleza, regresamos para averiguar cómo llegar a uno de los lugares por excelencia para avistar el gallito de las rocas, ya que el sitio que nos habían dicho en Pozuzo ya no era accesible. Y bueno, la idea es trepar las bicicletas en el techo de alguna combi y bajar de vuelta desde Huampal, que está a solo 20 km.

Después de un sacador almuerzo en el “Típico Pozucino”, enrrumbamos a la tierra de nadie al paradero de combis a Oxa para subir a Huampal, a donde llegamos 40 minutos después, a eso de las 2:30 p.m. Atentos, que por las Fiestas Patrias, los carros partían llenos, así que tuvimos que hacer la guardia y asegurar nuestro sitio.

Insoportables, sí, discúlpennos. Huampal vibes.

Estación Huampal, PNYCH

Luego de pagar nuestros 20 soles de ingreso -que valen por 3 días, si quieren acampar, la estación cuenta con todas las facilidades- y registrarnos en la entrada, recibimos la breve introducción del guardaparques, que nos dateó que los gallitos bajaban a partir de las 4 p.m. y que podíamos esperarlos refrescándonos en el spa natural la pocita que está a 5 minutos de caminata.

Fue increíble llegar y encontrar esta pocita natural. Más relajante, imposible.

Afinando el timing, caminamos por la trocha hacia la zona de camping, que era por donde nos habían dicho que estaría este gallito anaranjado fosforescente que solo vive en nuestro país. Esperamos un toque, pero nada. El sendero va monte arriba así que lo seguimos. El bosque es tupido y es un día nuboso, de hecho parece que faltara luz. Así subimos y bajamos pero nada, no llegan los gallitos. La duda nos inquieta… ¿vendrán o no?

Vibrantes gallitos de las rocas (rupicola peruviana) entre el follaje. Habrían unos 20 o 30, alborotando el bosque con su inconfundible y bullicioso canto. La reducción de su hábitat debido a la tala de árboles para madera o campos de pasto, la minería ilegal, la construcción de represas y carreteras, lo ha puesto en peligro de extinción.

Una hora después ya creciéndonos raíces de merodear por el bosque, aparecen escandalosos. Nos quedamos sentados, alucinándolos, aunque ellos también nos observan con curiosidad. Y como no queremos incomodarlos con nuestra aborrecible presencia humana, solo dejamos que pase el tiempo casi sin movernos. La verdad que fue una experiencia de puta madre, ser recibidos por esta familia, bonita y unida, en su lugar de reunión.

Escarpadas laderas del Yanachaga Chemillén. Hicimos una hora y media desde la Estación Huampal hasta Pozuzo (20 km) en las bicicletas. Llegamos cuando oscurecía.

Oscurece, así que regresamos a la estación por nuestras bicicletas. De la subida a Villa Rica por el Shollet, la mía sigue con el aro trasero que da pena, pero bueno, esperamos que no nos de más problemas en el camino de vuelta, que mañana planeamos dar unas vueltas por Pozuzo.

Iglesia de típica arquitectura austro-alemana en el barrio Prusia, a la entrada -1 km a 2 km aprox- de Pozuzo.

Día 2

Salir muy muy temprano, cuando estamos de vacas, es algo que me llama. Será el resplandeciente sol de la mañana, los sonidos, no se. Y esta vez no es la excepción, así que a eso de las 6:30 ya estoy deambulando afuera del Haus Köhel -nuestro hotel- pensando qué hacer, mientras Mariana se desenreda de las sábanas para salir.

Puente colgante Guillermo I descansa sobre el río Huancabamba. Fue construido en 1877.

Luego de loquearme un rato con los pollos voladores -shansho creo que le llaman- y aceitar las cadenas de las bicis y chequear las llantas -todo en su sitio-, voy por la Chinis y poquito después de las 7 estamos camino al Puente Colgante Guillermo I, construido por los colonos que llegaron a Pozuzo en el siglo XIX.

Cruzando el puente está el sendero, que es un poco escarpado para pedalearlo, pero ahí nomás está la trocha que lleva a los alrededores y donde todavía se pueden ver casas antiguas de la época del éxodo de los colonos austro alemanes, hechas de madera y con techos a dos aguas.

Por los alrededores de Pozuzo se pueden ver todavía casas construiudas por los colonos austro alemanes que llegaron a finales del XIX.

Estamos en plena selva alta, así que enfrentamos cierta pendiente de subida, y de hecho estamos un toque machetes de la cleteada desde Oxapampa así que decidimos ir hacia el Museo de Historia Egg Vogt donde nos recibe su tataranieta que nos enseña las herramientas de la época que todavía conservan, así como otros recuerdos de sus familiares, unos alemanes bravos que se adaptaron a la dura vida en el monte.

La casa-museo hospedaje Egg Vogt mantiene el diseño original y, salvo algunas refacciones de mantenimiento, tiene el mismo aspecto que hace más de 150 años.

Y a pesar del calor que ya empieza a sentirse, en la casa se está fresco y no deja de llamarnos la atención las gruesas vigas de madera que la sostienen, debieron ser árboles muy grandes de donde las sacaron. Alucinados con este atisbo al pasado, retomamos nuestra ruta, pues ya debemos regresar a Oxa por la tarde.

Historia viva. Herramientas y utensilios de mediados de 1800  Visitar la casa Egg Vogt  es como viajar en el tiempo.

Luego de desayunar en el Haus Köhel y descansar un ratito, buscamos una mototaxi para que nos lleve al Recreo Guacamayo, donde nos han dateado que nos podremos bañar en el río, almorzar y probar el mejor strudel de plátano de Pozuzo. Y no se equivocaron, fue lo mejor que pudimos hacer para cerrar con todo unos días increíbles por aquí.

Información importante

Pozuzo está a 84 km al norte de Oxapampa y a 360 km de Cerro de Pasco.

Para contactarse con Haus Köhel, este es su FB: https://www.facebook.com/Haus-K%C3%B6hel-Hospedaje-Pozuzo-230415707445949/

En el Recreo Guacamayo la pasarán super bien. También dan alojamiento, esta es su web: http://www.pozuzoaventura.com y su feis: https://www.facebook.com/recreoguacamayo.pozuzoperu/ 

Si regresan de Pozuzo a Oxapampa en combi y han llevado bicicleta deberán ponerla en el techo. Asegúrense de conseguir cartones para embalarla bien cubriendo las partes expuestas, descarrilador, platos, frenos; la mia por no hacerlo correctamente llegó con un fuerte raspón en un lado, solo pintura felizmente, una cicatriz de guerra. Tengan cuidado!

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s