Lamas: el espíritu de Tarapoto

lamas, oriente peruano, tarapoto, viajes

El invierno limeño se torna cada vez más gris y decidimos enrumbar hacia el verde Tarapoto en busca de un poco de calor y luz amazónica. Y desde que pisamos suelo selvático, además del bochorno, nos invade una relajada atmósfera, mientras nuestro mototaxi –y un centenar de otros más- zumban a nuestro alrededor.

motaxi tarapoto

Calles de Tarapoto. Foto: A. Pinto

Directo vamos a La Patarashca, el alojamiento que nos han recomendado -los bungalows están cómodos y frescos-, y luego de dejar nuestras cosas, directo al mercado, donde rodeados de chorizos y cecinas, nos ofrecen lo mejor del sabor local: jugos de frutas exóticas -cocona, camu camu, aguaje, poma rosa, entre otros que no recordamos- que aprovechamos para disfrutar y conocer sus novedosas combinaciones.

Luego de dar una vuelta de reconocimiento por la Plaza de Armas –donde se pueden contratar tours a los sitios turísticos más populares- regresamos al hotel para iniciar nuestro itinerario de viaje, que tenemos semi armado gracias a nuestro amigo Alfonso Altet, quien conoce Tarapoto como la palma de su mano.

Tarapoto visions

Luz, mototaxis, animales rescatados, jugos, chorizo y cecina. Primer día en Tarapoto. Fotos: Pinto.

Luego de una suculenta Patarashca Mixta –paiche con camarones en hoja de bijao- en La Collpa, tomamos un mototaxi al Centro de Rescate de Animales URKU, una institución que se dedica a rescatar especies decomisadas para insertarlas nuevamente en su hábitat. Allí pudimos conocer nuevos amigos como el paujil, la pukakunga –un ave de cuello rojo-, una pareja de monos nocturnos muy pateros, un águila viuda y hasta un tapir. Con los sentimientos encontrados –siempre es duro ver animales silvestres en cautiverio- trepamos al mototaxi nuevamente para ir al paradero de los colectivos a Lamas –ponerse en fila y subir corriendo apenas llega uno-, a 22 km de Tarapoto.

Mural, Plaza de Lamas. Foto: Pinto

Mural, Plaza de Lamas. Foto: Pinto

Lamas

La carretera serpentea por las verdes colinas que rodean la ciudad y luego de un trayecto plagado de blancas nubes y rayos resplandecientes, el amable chofer nos deja en el Mirador de Lamas (860 msnm), desde donde se puede apreciar la Cordillera Azul y el valle del río Mayo en toda su amplitud.

camino a Wayku

Camino a al barrio Keshwa Wayku. Foto: Pinto

Considerada la Capital Folklórica de la Amazonía peruana -en reconocimiento a su contribución a la historia nacional, así como por su patrimonio cultural, folklórico y turístico-, Lamas es una de las ciudades más antiguas del oriente y su población data de tiempos inmemoriales, como lo prueba el Poblado Menor Kechwa Wuayku –más conocido como barrio de Wayku-, habitado por descendientes Pocras y Hanan Chancas, quienes aún hablan el idioma kechwa lamista, una variante chanca o ayacuchana del quechua con mezcla de lenguas cahuapanas. En la parte alta de la ciudad vive la población mestiza.

castillo de lamas

Castillo de Lamas. Foto: Pinto

Va cayendo la tarde y de camino a Wayku pasamos por el imponente Castillo de Lamas donde aprovechamos para comernos un heladito artesanal de La Muyuna –uno de guanábana con pecana espectacular- y descansar un poco, pues el calor es inmisericorde. Declinamos de hacer el tour por el Castillo y continuamos cuesta abajo por estas pistas de barro rojizo donde los niños juegan en la calle, mientras paulatinamente las casas van cambiando a estas construcciones hechas de tapial con techos de palma o tejas, sin ventanas y con una puerta central –para impedir el ingreso de energías negativas-, características del barrio de Wayku.

Niños jugando al atardecer. Barrio de Wayku.

Niños jugando al atardecer. Barrio de Wayku.

Luego de visitar las distintas tiendas de artesanías de Lamas, caminamos al paradero –ubicado frente al Castillo- para volver a Tarapoto, donde rematamos el día tomando unos tragos en el conocido Stonewasi para prepararnos para las excursiones de los siguientes días: Sauce, las cataratas de Huacamaillo y San Roque de Cumbaza.

Datos

Tarapoto está a 1 hr de Lima en avión. Hay transporte público a los diferentes atractivos turísticos, si bien también es posible contratar tours desde la Plaza de Armas.

 

 

Un comentario en “Lamas: el espíritu de Tarapoto

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s